Garantizar un tratamiento para cada persona.

En caso de patología grave,
          acompañar a los padres en el proceso terapéutico.