La práctica psicoanalítica permite
          un tratamiento para cada adolescente.

Acompañar a los padres en el proceso terapéutico
          es imprescindible.